Dins de casa també en pots fer i de molt originals. Deixem uns enllaços i explicacions d’algunes idees i tècniques.

A veure si t’animes i ens ensenyes alguna que hagis fet! 


Ideas originales para hacer fotos en casa: https://blog.foto24.com/14-ideas-originales-fotos-casa/ 

Gotas de agua

Lo bonito de fotografiar el agua es que nunca vas a tener dos fotos iguales aunque utilices la misma técnica en todas tus fotos. Por lo que el abanico de posibilidades en este tipo de imágenes es infinito.

Conseguir capturar una gota de agua requiere de cierta práctica (aquí te explicamos cómo hacerlo exactamente). Pero los efectos que puedes conseguir son impresionantes: la gota congelada antes de tocar el agua estática, las diferentes formas de la salpicadura, las ondas que genera ese impacto en el agua… ¡Tanta belleza en algo tan simple!

Cómo darle un toque original a estas fotos? Tienes varias opciones:

Utiliza fondos y recipientes de colores para pintar el agua de tonos diferentes del típico azul.

Deja caer otros objetos sobre el agua en un recipiente, como trozos de fruta o hielo (¡cuidado con mojar la cámara!), o vierte agua sobre ellos.

Emplea otros líquidos que no sean agua: aceite, vino, leche…

No te limites a gotas en movimiento: prueba a capturar superficies salpicadas de agua u otros líquidos.

Hacer fotos en casa usando humo

El humo, al igual que el agua, es un elemento “vivo”. Cambia en todo momento y, aunque quisieras, nunca podrías tener dos fotos idénticas. Un cigarrillo, una cerilla o una barrita de incienso te servirán para generar humo durante un rato. Pero ten cuidado con las corrientes de aire. Si hace demasiado viento el humo correrá muy rápido y no conseguirás capturar más que una nube. O incluso se podría apagar la fuente de humo.

Ya que el color del humo es gris blanquecino, necesitarás un fondo negro lo bastante opaco como para no transparentar y generar un buen contraste.

Las fotos de humo sobre fondo negro dan resultados bastante misteriosos, aunque también puedes jugar a invertir los colores en Photoshop y colorear las formas para darle un toque más vivo.

Fuego

El fuego siempre ha tenido un efecto hipnótico sobre el ser humano. Nos fascinan sus formas cambiantes y su belleza. Como el agua y el humo, el fuego es otro elemento que cambia a cada segundo. Se puede presentar también en múltiples formas. ¡Es una luz mágica!

Para fotografiar fuego en casa puedes recurrir a una chimenea o una vela. El fuego de la chimenea es centelleante. Así que puedes jugar con la velocidad de obturación para congelar el movimiento o para difuminar su forma y permitir que las chispas dejen un rastro de luz. La luz de una vela se moverá menos. Pero si soplas o dejas que haya una corriente de aire en la habitación, también podrás experimentar con sus diferentes formas.

Bokeh

El bokeh es un término que viene del japonés. Aunque se refiere al desenfoque del fondo en general, se suele asociar más con el desenfoque de luces en el fondo de la escena que generan una bonita estampa de círculos de color. En Navidad te contamos cómo darle un toque navideño a tus bokeh, pero cualquier época del año es perfecta para hacer estas fotos.

Las fotos con bokeh producen un sentimiento de ternura y magia. Y si las luces son cálidas, ya tienes el toque hogareño asegurado. ¿Quieres ir un paso más allá en tus bokeh? Prueba a hacerlo con formas: corazones, estrellas, mariposas… ¡Las posibilidades son infinitas!

Usa el Zooming para hacer fotos en casa

Otro efecto sorprendente y que no requiere de muchos recursos es el efecto zoom o zooming. Con este efecto, gracias al uso del zoom, lograrás crear una sensación de movimiento. Tanto de acercamiento, como de alejamiento del sujeto fotografiado.

Las líneas convergentes alrededor del sujeto dirigen la mirada hacia el centro de la fotografía (ahí es donde debes colocar aquello que quieras capturar si no quieres que el zooming termine por moverlo a él también). Aportan esa impresión de dinamismo o incluso vértigo. Puedes poner en práctica este efecto con un familiar o amigo, y también con algún objeto que tengas en casa. ¿Quieres aprender cómo hacerlo? En este post te lo explicamos a todo detalle.

Foto: Miguel Andrés Garcés

Macrofotografía

Normalmente cuando pensamos en macrofotografía se nos viene a la cabeza lo de siempre: flores e insectos. Pero la macrofotografía abarca mucho más que eso. En casa puedes conseguir fotografías realmente sorprendentes si te paras un segundo y echas un vistazo a tu alrededor. Tu casa está llena de objetos y detalles a los que normalmente no prestas atención. Pero ¿quién dice que no son lo bastante interesantes como para apuntar con el objetivo hacia ellos? Ahora es un buen momento para ponerte tus gafas de fotógrafo y mirar tu entorno desde una perspectiva diferente.

Foto: Keith Ellwood

Hacer fotos en casa: Retratos

¿Solo en casa y sin nadie a quien fotografiar? Puedes probar con el autorretrato o usar a tu familia como modelos. El retrato es uno de los géneros fotográficos más extendidos, pero no se trata solo de hacerle una foto a una persona y ya está.

El retrato abarca mucho más que eso. Se trata de capturar la personalidad, expresar una emoción, inmortalizar un gesto o un detalle singular de esa persona… En el blog ya te hemos dado anteriormente algunos consejos muy valiosos para hacer buenos retratos, por lo que te recomendamos que los repases antes de coger la cámara.

Mascotas

A lo mejor no son los mejores modelos porque difícilmente se quedan quietos para darte la foto que quieres. Pero sin duda también son los más guapos a los que vamos a retratar. ¿Tienes mascota? Entonces ya tienes otra excusa más para coger la cámara en casa e improvisar una sesión de fotos.

Fotografiar mascotas no solo es divertido, sino que también te ayudará a mejorar como fotógrafo. Te servirá para adquirir paciencia, agudizarás tu ojo fotográfico para captar nuevos detalles, aprenderás a adelantarte y prever los movimientos del animal para conseguir la toma que quieres, etc.

Nos encantan los perros, pero tenemos que confesarlo: ¡en Foto24 somos muy amantes de los gatos! Si tu mascota es un gato, no olvides repasar nuestro post con los consejos de Zoran Milutinovic para conseguir fotos increíbles de gatos.

Foto: Zoran Milutinovic

Hacer fotos en casa de comida

¿Quién no le hace fotos a su comida hoy en día? Las redes sociales están llenas de fotos de comida con aspecto delicioso que nos hacen soñar con su sabor y textura. Estar en casa es la excusa perfecta para dos cosas: primero, cocinarte un plato exquisito. Y segundo, capturarlo y poner a prueba tus dotes como fotógrafo de alimentos.

Por sus colores y formas, las fotos de dulces y postres son una de las alternativas más interesantes para una sesión casera. No solo vas a disfrutar cocinando (y ya probando los postres ni te digo), sino que vas a poder experimentar con los encuadres, la decoración y la iluminación para conseguir fotos realmente atractivas. Si quieres aprender a hacer fotografías de comida, no te pierdas este artículo.

Flores

Cuando hablamos de hacer fotos de flores se nos viene a la cabeza el campo y la naturaleza. Pero no es el único lugar en el que podemos encontrarlas y fotografiarlas. Seguro que en casa tienes algún jarrón bonito con flores o alguna planta en la terraza a la que puedes retratar, ¿verdad?

El mundo vegetal también nos proporciona un sinfín de posibilidades a la hora de poner a prueba nuestra creatividad. Además, una de las principales ventajas de hacer fotos de flores en casa es que no tienes que estar pendiente de que el viento te estropee la imagen. Para conseguir imágenes impactantes no te limites a hacer una foto de la flor o planta tal cual. También puedes jugar con una lente u objetivo macro y capturar sus detalles. O coloca fondos de colores para crear sensaciones diferentes y darle más vida a la imagen. Aquí tienes algunos consejos más para conseguir fotos increíbles de flores.

Texturas

Cualquier rincón de la casa es perfecto para encontrar texturas que sugieran las más variadas sensaciones: liso, rugoso, suave, áspero, blando, duro… En realidad, todo lo que nos rodea tiene una textura. De nosotros depende encontrar aquella que sea realmente atractiva y digna de capturar.

¿El truco? Jugar con la iluminación para darle a la textura un mayor o menor volumen y dramatismo. En función de donde coloques la fuente de luz la textura se verá de una manera u otra. Prueba a cambiarla para enfatizar las zonas que más te interesen.

Comparteix aquesta publicació: